UA-174140919-2
 

Cómo ser una Empresa Socialmente Responsable sin morir en el intento


(Accede a este contenido en formato de audio en Spotify, Anchor, Google Podcasts, Breaker, Pocket Casts, y RadioPublic o en video a través de Youtube).


La Responsabilidad Social, va más allá de un distintivo, como empresas, como instituciones y como sociedad, tenemos el compromiso de crear conciencia y hacer de este, un mundo mejor para todos, alineados con los Objetivos del Milenio y la Agenda 2030.


Laura eRRe entrevistó a Aliona Starostenko en nuestro Brunch Online y esto fue lo que nos platicó:


¿Qué es el Grupo Proactivo Mexicano A.C.?

Estamos en la ciudad de Puebla y nos formamos hace 21 años. Es un grupo compuesto por empresarios comprometidos, que tuvieron la visión de juntarse hace 20 años, para transformar la sociedad en distintas líneas.


Tenemos programas sociales, ayudamos principalmente, a organizaciones de la sociedad civil. Nos dimos cuenta que nunca va a ser suficiente el recurso que requieran las causas sociales, pero si contribuimos con profesionalización, con vinculación, podemos hacer grandes cambios.


Estos último 6 años, nos hemos dedicado a promover y ser voceros de la responsabilidad social empresarial, porque en estos momentos de transformación económica es muy valioso que podamos hacer este cambio a través de estrategias, a través de voluntariado, a través de conectar la gente y hacer más sensible a todos con el tema de ayudar al otro, y que esto sea representativo para la empresa.


¿Cuáles son las características que definen a una Empresa Socialmente Responsable?

Hay empresas que tienen este distintivo de Empresas Socialmente Responsables, y hay otras, que no lo tienen, pero realizan campañas de responsabilidad social. Yo estoy muy orgullosa porque en México, somos un país que tenemos un Centro Mexicano de Responsabilidad Social, a través del cual, empresas, universidades, cámaras empresariales, gobiernos, municipios, se distinguen como Empresas Socialmente Responsables o como Entidades Promotoras de la Responsabilidad Social.


¿Qué es esto? Es buscar que tu empresa pueda transparentar oficialmente, desde 75 indicadores, hasta 150 indicadores, en 5 áreas: Primero, “es gestión de la responsabilidad social”, ¿qué haces globalmente como institución? Es esta fotografía de tu rostro, en cuanto a transformar y realizar ciertas acciones.


El segundo tema, que es muy valioso en México, es “calidad de vida”. ¿Qué es lo que estás haciendo, más allá de la ley? Qué beneficios, qué transformaciones haces para todo el universo de personas que trabajan contigo en la empresa.


El tercer tema es “vinculación con comunidad”. Todo mundo estamos en constante contacto con nuestros trabajadores, con nuestros proveedores, nuestro entorno y con grupos vulnerables. Entonces, quiénes son tus grupos de interés y qué puedes hacer por ellos.


El cuarto, uno de los más importantes en esta época, es “vinculación con el medio ambiente”. ¿Qué estamos haciendo con el medio ambiente?, y comprender que el medio ambiente no son sólo los árboles, sino también, cómo está nuestro nivel de oxígeno, cómo estamos en calidad de vida, cómo está la ciudadanía, temas transformacionales, cambio climático, alineaciones.


Y finalmente, el último que es “ética y transparencia”. Cómo nos comportamos en modelos de gobernanza, en modelos de comunicación, modelos de intercambio con otras empresas. Así muy resumido, eso significaría ser una Empresa Socialmente Responsable en México, o cualquier empresa que venga a distinguirse de Latinoamérica a nuestro país, estas serían las características.


¿Cómo estamos en el Índice de Responsabilidad Social Empresarial a nivel global?

En estadísticas, hay mucha oportunidad, por un lado, pero por el otro, hay mucho mercado. Actualmente, somos un poco más de 1,800 Empresas Socialmente Responsables, al año 2021, con 21 años de trayectoria del distintivo. Me parece que es un número importante, pero si lo comparamos con la magnitud de las empresas, deberíamos ser miles.


También es importante contarte, que como país, para 130 millones de mexicanos, existen alrededor de 45 mil organizaciones de la Sociedad Civil, las famosas ONGs. Si pensamos que globalmente, existen en nuestro país 48 mil instituciones que impulsan el bienestar, es una gran noticia.


Si nos comparamos con otros países, podríamos estar mejor. Más allá del número, la cultura, la cultura constante de la Responsabilidad Social. Comparándonos con Estados Unidos, cuando a ti te llega tu salario, ya está etiquetado para 3 a 5 causas sociales, que una persona promedio dona en Estados Unidos.


Entonces, creo que tenemos mucha área de oportunidad en promover más nuestra Responsabilidad Social personal: no esperar a tener mucho dinero o mucho expertise para hacer algo.


Hablando de las ONGs, las ODS, la Agenda 2030, ¿qué representan estos términos?

Cuando empiezas a trabajar con Responsabilidad Social, hay muchas siglas. RSE, que significa Responsabilidad Social Empresarial, o RSC, Responsabilidad Social Corporativa, según en el país en donde vivas, se usan ciertas siglas.


La Agenda 2030 es algo fascinante. Es impulsada totalmente por pacto mundial, es un trabajo súper fuerte que tiene su antecesor en los Objetivos del MIlenio. Cuando llega el año 2000 a nuestro mundo, se toma la decisión, previamente por supuesto, de estandarizar el mundo y buscar la manera en que distintos países puedan alinearse con una agenda en común.


Los precursores de los Objetivos del Milenio, que sucedieron, y que buscábamos como humanidad ayudar a disminuir temas de pobreza, a disminuir enfermedades, en específico, mejorar la sociedad. Fue muy retador y no fueron suficientes los 10 Objetivos del Milenio.


Ahora, desde el año 2015, hasta el año 2030, estamos regidos por la Agenda 2030, esta agenda que busca que nosotros como población, como empresa, como institución, y mucha gente piensa que es algo empresarial, pero no, es algo a lo que te tienes que alinear como persona. Son 17 Objetivos de Desarrollo Sontenible, que son nuestra guía estratégica para tomar decisiones, y para alinearnos. No es obligatorio tomar todos, yo diría, comencemos humildemente a trabajar 1, 2 o 3.


¿Qué temas son predominantes en esta agenda? Porque nos quedan, estratégicamente, 9 años para avanzar como planeta, como población, hacia esta de meta de cumplir con un mejor mundo. Temas de disminución de pobreza, temas de educación de calidad; muy importante, el tema de realizar muchas alianzas para transformarnos socialmente.


El Objetivo de Desarrollo Sostenible 16, de traer paz y justicia, y 2 objetivos que creo que, totalmente tocamos las empresas, sería promoción del consumo responsable, que es muy valioso. Cómo nosotros podemos hacer marcas, empresas y ser una ciudadanía más consciente. Y un tema importante, generar trabajos justos.


¿Cuáles son 3 acciones claves que podríamos empezar a hacer, por tipo de empresa?

Siendo un país como México, estamos sostenidos por muchas MiPyMEs. Para el Centro Mexicano para la Filantropía las empresas se clasifican en 2 categorías, basándonos en la cantidad de colaboradores que trabajan en tu empresa. Si tú tienes menos de 100 colaboradores, eres considerado en la categoría MiPyME, que a su vez se clasifican en micro, pequeña y mediana. Y las empresa grandes van arriba de 100 colaboradores, o arriba de 250 colaboradores, según el sector.


De entrada, es más sencillo hacer acciones de Responsabilidad Social por presupuesto, por cantidad de colaboradores, por estructura para empresas grandes. ¿Qué hace una empresa grande? La primera acción sería, tener realmente planteada, una misión, una visión real, en el mundo de la Responsabilidad Social, es decir, tener un área de Responsabilidad Social para empresas grandes es totalmente permitible, tener un presupuesto. Y ya que tienes esta parte, las empresas grandes tienden a adoptar, y aquí va el secreto -seas PyME, seas grande- tienes que alinear tu core business y traducir lo que tu empresa quiere hacer, alineado a acciones de Responsabilidad Social.


Si soy una empresa enorme de alimentos, probablemente yo sea un candidato para trabajar en temas de nutrición o de toma de talla, o de promover que los niños de México estén mejor. si soy una empresa que vende libros, yo podría enfocarme a alfabetización o instrucción para que la gente lea más.


Las empresas grandes, el primer paso sería hacer tu área de Responsabilidad Social con un presupuesto, con una estructura. Lo segundo, las empresas grandes tienden a trabajar con voluntariados corporativos, ¿qué es esto? Yo como empresa, desde mis recursos humanos, promuevo el bienestar a través de tener un voluntariado. Tenemos casos interesantes como el voluntariado de Grupo Modelo, que es maravilloso: que convocan a muchos trabajadores, familiares y gente de la sociedad para hacer cambios; intervienen el mar, trabajan en temas de retirar residuos de la calle, entre otras cosas.


Un tercer punto, podrías desarrollar, un ejemplo padrísimo son las universidades corporativas. Son grandes modelos que, cuando tus trabajadores no tuvieron la oportunidad de tener una universidad, o de tener ciertas credenciales, le dan la oportunidad al trabajador de transformarse a través de estudiar en una universidad corporativa, paralelo a su trabajo.


En el mundo de las MiPyMEs, el primer argumento es: no hay dinero, no hay tiempo, está la crisis, ¿cómo voy a hacer Responsabilidad Social? Hay un modelo de las 3 T’s, que lo menciona un hombre de la filantropía mexicana, Carlos Pulido, y lo llama como: Tiempo, Talento y Tesoro.


En MiPyMEs es, adopta una causa, un grupo vulnerable. Segundo tema, se trabaja mucho en medio ambiente; empiezo desde adentro y empiezo a regular cómo está mi huella, si tengo una planta de tratamiento de aguas, si hago campañas de reciclaje y, algo muy básico, escojo una causa, un colectivo social y trabajo con ellos. Voy a una comunidad, dono libros, dono zapatos, intervengo, llevo material educativo o doy clases.


¿Como empresa, es correcto comunicar estas buenas acciones, o cómo manejarlo?

Está la mercadotecnia clásica, que todo el mundo la conocemos con 4 P’s, está la mercadotecnia de servicio con 7 P’s y, hay dos vehículos que usamos en el mundo de la Responsabilidad Social. El primero, es la mercadotecnia social. Hoy en día, lo ejercen instancias de gobierno, que tiene divisiones que ayudan en temas de salud, de educación, medio ambiente, emprendimiento. Como todas las instancias o temas sociales, que traen bienestar, se trabajan a través de campañas de marketing social.


Entonces es sencillo, tú tienes detectada una población vulnerable, que detectas que tiene un 50% de marginación y tiene un 20% de desnutrición. Lo que hace el marketing social es, adoptar un problema social como un reto, y traducirlo para que haya soluciones, pero tú sabes que no se quita la pobreza ni se quitan las enfermedades, solamente vas a disminuir un porcentaje, en un tiempo.


Y en la mercadotecnia social, tú vas a venderle a tu usuario, o la persona que tiene desnutrición, o que no tiene salud o que no tiene oportunidades, cómo puede cambiar de hábitos. Es muy retador trabajar con marketing social, en pocas palabras, trabajas con cambios de hábitos, de pensamientos o conductas de un grupo vulnerable. Mientras por otro lado, el marketing social, también impulsa las causas sociales, los colectivos, las ONG.


En el mundo de las empresas, se ha implementado marketing con causa. Esto es, que yo como empresa, sigo lucrando, sigo respetando mi esencia de comercialización, de promoción, de intercambio de productos y servicios, sin embargo, yo puedo tomar una ventana de oportunidad, que es, implementar un producto con causa, o un servicio con causa, durante unos meses, o una campaña, para poder generar dinero, o canales, u oportunidades.


Seguramente en el mes de octubre todos vemos que el país se pinta de rosa, por el tema del cáncer de mama, compramos productos de los cuales un porcentaje se va a la causa. Ese es un ejemplo de mercadotecnia con causa, donde tú sigues como empresa tu vocación, pero inviertes tus canales comerciales, tu promoción o un producto específico, a favor de generar fondeo, y eso genera reputación, posicionamiento de marca y transparencia.


¿Cómo es que tú aconsejarías manejar todos estos conceptos en los que quisiéramos sumarnos?

Primero lo que te rige es una RS. La Responsabilidad Social tú la puedes traducir en personal, en empresarial, en ciudadana, en familiar, hay distintos tipos de Responsabilidad Social. entonces, si somos empresa, nosotros elegimos el camino de hacer algo de Responsabilidad Social.


En un segundo nivel, tú podrías estar identificando, vía Agenda 2030, de los 17 objetivos, qué ya estoy haciendo, o cuál es el que más me trasparenta y representa. La sustentabilidad es algo entre filosófico y necesario, mencionar que en México usamos la palabra sustentabilidad; en España, Latinoamérica o en industrias más asociadas a temas ambientales, usemos la palabra sostenibilidad.


La sustentabilidad se vive en 3 niveles, mi recomendación, un modelo fantástico: el triángulo de la sustentabilidad, que te dice muy sencillo, seas persona, institución, problema, reto, ecosistema, tú tienes que tener 3 tipos de sustentabilidad. El primero, el más impulsado en nuestra sociedad es sustentabilidad económica, y las empresas son buenísimas en hacer esto; genero riqueza, genero empleos, genero utilidades, y desplazo estos recursos para que se sostenga un grupo de personas, un sector, resultados económicos específicos.


El segundo nivel sería la sustentabilidad ambiental. Ya desde los 70’s y 80’s, las empresas, por mandatos, comienzan a tener la necesidad, la obligación, la ética, la moral, de transparentar y decir, cómo me estoy comportando si yo pongo mi empresa, cómo estoy manejando mi gestión de residuos, qué tanto contamino, realmente necesito hacer 20 fábricas, 300 sucursales, 800 locales, o puedo ver diferente el modelo de negocios.


En sustentabilidad ambiental, en el año 2021, más allá de la pandemia, a nivel mundial, se está volviendo a recordar el cambio climático. Sin importar dónde estén escuchando esta entrevista, no es normal el clima que estamos teniendo, preocupa y ocupa.


El tercer nivel, que yo diría es el principal, la sustentabilidad social. Qué tan bueno eres, qué tanto dignificas la calidad de vida de los demás, qué tanto como persona, como grupo, como empresa, somos honestos en impulsar a las personas, antes que otra cosa.


Esos serían los tres niveles de la sustentabilidad, cuando los unes, ya entran otras palabras como la viabilidad y en el centro de estos tres tipos de sustentabilidad, está el desarrollo sontenible.


¿Cómo aconsejas a las empresas manejar la Responsabilidad Social, en el momento de crisis actual?

Punto número 1, pensar en las personas. Desde los corporativos, nosotros tenemos que pensar en las personas, esto es muy importante porque, si nosotros nos regresamos al origen, en las empresas, quienes hacen la diferencia son las personas que producen, crean, desarrollan productos y servicios.


Hay una tendencia muy importante, que predomina primero el ser humano, antes que la utilidad, porque muchas empresas a nivel global, se dieron cuenta que si la gente no se encuentra en buenas condiciones psicológicas y emocionales, no va a funcionar. Si tú, como empresa, velas por el bienestar de las personas, esto sería muy importante. Esto es estratégico, porque si mi ecosistema de trabajo se encuentra moralmente bien, yo puedo predominar como empresa.


Segundo nivel, efectivamente no hay dinero, se están recortando presupuestos, capacitaciones, todas las acciones. Entonces ahí, la parte digital comenzaría a ser una herramienta: voluntariado digital, alfabetización digital, asistencia emocional vía telefónica para grupos vulnerables, colectas.


Otro tema muy importante es hacer gremio. Aquí en Puebla hemos visto uniones del gremio de la industria de los alimentos, este tema de poder unirnos por sector, de manera estratégica. En esta estrategia, se comparten protocolos y prácticas.


Otro nivel muy importante es que se está pensando si replantear todo. Tú tienes que ir planeando casi cada trimestre y vas viendo. Algunas empresas, han tomado la postura de comprender que no solamente van sobre los indicadores, si perdimos un año económico, no esperes que este año se haga el doble, porque este año ya va bajando la pandemia.


En un tema de balance, porque estamos en crisis económica, cambio climático, pandemia y temas políticos. Son cuatro escenarios muy complicados, entonces, yo les diría, no tratar de resolver todo como un total, observa cuáles de las dimensiones son las que más afectan a tu empresa, e ir negociando qué es lo que puedo hacer, pero no es pretexto que haya crisis para no hacer cosas.


¿Con qué organismos se pueden acercar los diferentes empresarios, para que les ayuden a ir hacia este camino de la Responsabilidad Social?

En México, la instancia que creó el distintivo de Empresa Socialmente Responsable, es Cemefi, el Centro Mexicano para la Filantropía, es una organización de la Sociedad Civil, de más de 31 años de historia, creada por don Manuel Arango.


Si eres una empresa PyME, tu proceso va a ser de enero a mayo; y si eres una empresa grande, postulas de julio a diciembre. Ahora, según el estado en donde te encuentres en México, puedes validar el mapa de aliados regionales. Según el estado donde te encuentres, puedes recibir la asesoría de cómo poderlo hacer.


Ahora, ¿cuándo es buen momento? No es que hay un momento perfecto, porque cuando tú postulas el distintivo en tu primer año, postulas con una base, no tienes que ser un gurú impresionante. Demuestras que quieres postular y que haces ciertas acciones, y conforme van pasando los años, vas madurando. En la primera etapa del primer al quinto año, la segunda de sexto a décimo, la tercera de onceavo a quinceavo, y así vamos madurando.


Tú tienes que transparentar 75 indicadores, 15 por cada una de las 5 áreas que decíamos: calidad de vida, vinculación con comunidad, gestión de responsabilidad social, ética y medio ambiente. Tienes que transparentar la base, lo que tienes. Una vez que ya lo logras, tú vas, poco a poco haciendo voluntariados, campañas. No es decir que ya tienes 30 años de historia y ya estás listo, es dar el paso.


También te va a ayudar estratégicamente, porque muchas empresas tienen certificados, normas, métricas, ISOS, entonces, cuando ya empiezas a buscar que tu empresa se haga responsable, de alguna manera no es tan difícil, y es un proceso que te estandariza la empresa: debes generar manuales, políticas, evidencias, conectarte, hacer campañas.


Hemos tenido empresas desde 3 colaboradores, hasta 3000 y 5000 colaboradores, entonces, no es tanto el tamaño, sino que el dueño, el patronato, el consejo de administración lo tenga como un statement, que decida desde arriba vivirlo, no solamente buscarlo. Es para todas las industrias, para todos los tamaños y distintos grados de madurez.


Y estas personas que ayudan a gestionar la implementación, ¿tienen algún perfil o cómo se pueden encontrar?

En México, ya estamos mucho más avanzados que en años anteriores hacia la complexión de la existencia de un área de Responsabilidad Social, a veces les llaman higiene y salud, sustentabilidad medioambiental, recursos humanos o mercadotecnia. En México, a veces es todavía un poco lujoso decir: “esta es mi área de Responsabilidad Social”.


Tarde o temprano, se va a crear un área de Responsabilidad Social, porque es necesaria. Esta área ya se crea por consecuencia, porque tu mercado te lo exige, porque tus patrocinadores te lo piden, porque tus clientes te dicen que, si no tienes un certificado de valor y bienestar, una disculpa, pero ya no te puedo comprar, entonces, las empresas las van a constituir.


En cuanto a los perfiles, es un puesto que pueden tomar hombres y mujeres, hay cierta predominancia hacia puestos femeninos. Hoy ya hay universidades que ofrecen la licenciatura, el posgrado, pero antes, eran perfiles de mercadotecnia, de comunicación, psicólogos, procuradores de fondos. Entonces, con que sepas traducir las necesidades de una empresa con cierta sensibilidad social.


Es difícil, a veces haces tu puesto por experiencia, no tanto porque hayas estudiado 3 títulos, puedes tener diplomados diferentes, según lo que hace tu empresa. Hay empresas volcadas a las personas, a ayudar a gente: comunidades indígenas en zonas vulnerables, por ejemplo, en zonas mineras; hay empresas textileras, ahí tienen que trabajar muy fuerte el medio ambiente, cuidado a las aguas, cuidado de desechos; hay empresa de comunicación o agencias de marketing, tienen que enfocarse completamente a las personas y difundir mensajes positivos.


Sería más hacia ese perfil, y vas creando carrera con ciertos diplomados, y mucho de inventar tus propios programas sociales.


Si yo no tengo empresa, ¿cómo puedo contribuir a estas causas?

Si eres un ciudadano, hay miles de formas de contribuir. Primero que nada, dónde estás y dónde vives. Me gusta clasificar las causas sociales de nuestro país, se llama el tercer sector, se dividen en 2 tipos: las de primer piso y las de segundo piso.


Primer piso es que tienes el corazón, que aguantas los nervios de irte a una comunidad y estar con una mujer en estado de violencia, con niños pobres, con animales maltratados, con adultos mayores abandonados; que puedes con eso. Son causas y programas de primer piso, que tú puedas estar interactuando con la persona que está en estado de vulnerabilidad.


Si a ti te gusta tener cierta cantidad de horas e involucrarte de alguna manera, emocionalmente, socialmente un tiempo y recursos, entonces, eso es lo más clásico en nuestro país de filantropía: trabajar en casas hogar, casas de adultos mayores, escuelas, trabajar en hospitales, y eso se maneja mucho en México, a través de voluntariados.


Si estás en temas de segundo piso, si se te da el inglés, procurar fondos, hacer campañas, redes sociales, vender, promover. Hacen mucha falta mercadólogos, comunicólogos, gente fundraiser, crowdfunding, lo que sea para generar dinero, espacios, oportunidades, para toda esta gente vulnerable.


Nosotros somos una institución que promueve muchas vinculaciones para el empoderamiento de causas sociales.


Ya que detectaste que eres más de comunidad o más de estrategia, existen muchas páginas, hacesfalta.org de Cemefi, que puedes ver si están buscando voluntarios. En la página del Cemefi existe un directorio buenísimo de instituciones filantrópicas, existe también corresposabilidad.gob.mx que está la lista nacional de organizaciones civiles y, según el estado, existen organizaciones que cuenten con los AIT, Acreditación de Institucionalidad y Transparencia.


Es un poco de investigar, decidas qué sector, qué causa, y luego ya te conectas en un tema de servicio social, prácticas profesionales, voluntariado y a cambio, tú das Tiempo, Tesoro o Talento; hay gente que tiene tiempo, hay gente que tiene recursos o hay gente que tiene corazón, o alguna metodología, o algún expertise. Esa sería la forma de ayudar, sin importar dónde estés.


¿Hay algún otro recurso que nos compartas, que pueda sumar también a esto?

Hay un sitio web que tiene un newsletter muy interesante ExpokNews, ellos tienen mucha trayectoria en estar promoviendo boletines, información de primera mano de muchas empresas, en cómo va todo el tema de la Responsabilidad Social, con historias de valor de personas, de instituciones, de equipos deportivos, empresas.


Global Wellness Institute, es un instituto internacional de bienestar y tiene muchísimas tendencias de bienestar, de la salud, de la economía. Por favor, dense una vuelta en los ODS. También ciertos modelos, como la economía circular, estos nuevos modelos de economía colectiva, donde yo puedo estar trabajando.


Sobre libros, les recomiendo Marketing Social de Philip Kotler. En ponentes, podemos encontrar en TED Talks valiosísimas ponencias sobre modelos transformacionales. Y en podcast, Sustainability Defined, semanalmente vas escuchando la sustentabilidad en alguno de los sectores.


¿Cuáles son los 5 hitos para convertirte en una Empresa Socialmente Responsable?

  1. Que haya esencia de marca muy fuerte y que la gente con la que tú trabajas, viva esa esencia. Tener una esencia es muy importante, con base en esa esencia, es muy fácil traducir lo que quieres ayudar.

  2. Hacer un diagnóstico. Preguntarle a tu gente en qué es lo que quiere ayudar, porque uno puede suponer cosas. Pregúntele a la gente si quiere ayudar a personas, al medio ambiente, si les preocupa el cambio climático, o simplemente quieren alfabetizar. Cuál sería el corazón de la vena social de tu empresa.

  3. Dejar un legado. Comunicarlo. Nosotros podemos hacer Responsabilidad Social a través de la comunicación: puedes hacer boletines, puedes hacer escuelas, programas, canales que comuniquen información valiosa. Hagan algo que los haga permanecer en la historia, a través de la comunicación y decidan cuál sería su canal.

  4. Tener humildad y hacer gremio. Si yo estoy en la industria x, me junto con mi competencia, con mis proveedores, hago tribu, y entre el sector, estratégicamente, vemos cómo me interconecto. Puedes hacer cadenas de valor, puedes hacer concursos, campañas masivas en pabellones industriales. No esperar a que me lo pida el gran CEO internacional, o porque ya se me vino la ola del cambio climático, o la crisis económica.

  5. El certificado, la norma, el distintivo que hagas: vivirlo. Se tiene que vivir la Responsabilidad Social. Una cosa es hacer los documentos, juntar los recursos, implementar procesos, comprar maquinaria y hacer que las cosas estén, pero vivirlo. Desde el personal de limpieza, hasta el CEO, todos deben vivirla. cuando yo la vivo es congruente y me la llevo a casa, porque la Responsabilidad Social Empresarial, también cambia hábitos en casa. Como empresarios, tenemos la responsabilidad y la gran posibilidad de influir, positivamente, sobre muchas personas, entonces, en lugar de ver hacia afuera, ve hacia adentro, hacia tu gente, ellos son tus primeros voceros.




17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo