Habilidades y capacidades para ser un líder de impacto

La conversación de esta semana ha sido, entre otros temas, sobre los retos a los que se enfrentan las personas que encabezan una empresa, las habilidades que necesitan fortalecer y lo que conlleva una posición de liderazgo.

Nuestro invitado es David Dávila, ingeniero en Electrónica y Comunicaciones, cuenta con una maestría en negocios así como una especialidad en Alta Dirección, por más de 17 Años ha trabajado con empresas Multinacionales como: MercadoLibre, EVO Payments, Cisco Systems y Westcon-Comstor.

Actualmente, es Coach ejecutivo y de negocios, certificado porActionCOACH, reconocido dentro del TOP 10 en Iberoamérica y TOP 100 a nivel mundial. Ha coacheado en los últimos años a cientos de PyMEs mexicanas de diferentes industrias, así como a empresas de Canadá, Estados Unidos, Reino Unido, España y varios países de Latinoamérica.


(Accede a este contenido de forma más extensa en formato de audio en Anchor, Spotify, Google Podcasts, Pocket Casts y Radio Public o a través de vídeo en YouTube).


Transcripción de la entrevista de Laura eRRe a David Dávila en el episodio #93 de Fashion Digital Talks Podcast:

Laura Erre: ¿Qué significan los conceptos de coaching y alta dirección? ¿Cuáles son sus diferencias?

David Dávila: Cuando nos referimos a coaching hay muchos tipos, sin embargo, de manera global tiene que ver con un acompañamiento y apoyo externo que se da a una persona dentro del ámbito deportivo, político o de los negocios para que pueda realizar mejor sus tareas.

Con alta dirección nos referimos justamente a una persona que lleva el rumbo de la organización; van de la mano ambas áreas porque el coaching contribuye a la alta dirección para desarrollar mejor sus actividades.


LR: ¿Qué es lo que te lleva a salir del mundo corporativo para empezar a dedicarte a este tema de coaching?

DD: Justo como lo comentas, trabajé muchísimos años en el mundo corporativo, tuve la oportunidad de formar parte de grandes empresas en México, no obstante siempre me quedaba con la inquietud de hacía falta algo más; por muy buena que sea la empresa, PyMe o corporativo, con todo respeto, hace falta capacitación, formación y sobre todo creación de líderes, hay mucha gente talentosa que por frustración se sale de las empresas. Así que busqué la manera de apoyar a todo esto de manera externa y me di cuenta de que justamente con el coaching podría ayudar a todas las empresas, emprendedores y empresarios a tener una mejor versión de ellos mismos, eso fue lo que me impulsó, a su vez va muy de la mano con el coaching deportivo, algo que es mi pasión de toda la vida porque tiene un gran impacto positivo en las personas a través de la disciplina y estrategia, para mí fue combinar perfectamente dos mundos que me encantan.


LR: Como coach, ¿cuál es el compromiso que adquieres con una empresa?

DD: La mayoría de la gente pensaría que mi compromiso es ayudarles a crecer, a vender más, a generar más utilidades, por supuesto que me encanta ayudar a hacer eso, pero forma más bien parte de la consecuencia del coaching; en realidad mi compromiso es ayudar a la alta dirección, a los dueños de negocios y emprendedores a ser una mejor versión de ellos mismos, lo cual se va a reflejar en la empresa, con los colaboradores, con la familia, en el día a día y eso es lo que va a dar resultados.


LR: ¿Cómo se diagnostica a la persona y a la empresa?

DD: Cada persona y empresa tiene una situación diferente, todos cuando piden ayuda es para el tema de ventas o profesionalización, pero eso no es de la noche a la mañana. Primeramente, es necesario un check-up, como cuando se acude al médico, para evaluar cómo se encuentran al día de hoy y cómo, según sus características, pueden llegar a estar; con una metodología como la de ActionCoach que es muy práctica, nos damos cuenta de las cosas que están bien, las que pueden mejorar y todo lo que podemos hacer para trabajarlo, nos puede llevar seis meses, un año o dos, pero el punto está en saber qué está sucediendo y a partir de ahí empezar a trabajar.


LR: ¿Cuáles son los ámbitos en los que te das cuenta de que necesitan más orientación las empresas nacionales?

DD: Todas las empresas necesitan ayuda, hay una frase del coach Brad Sugars, reconocido como el coach de negocios número uno a nivel mundial, él dice “en el mundo ideal todas las empresas tendrían un coach” porque al que le está yendo bien le puede ir mejor o lo puede hacer las cosas de distinta manera y al que no está bien puede reivindicar para cambiar de rumbo.

La realidad es que he tenido la fortuna de trabajar con talleres, médicos, agencias, retail, prácticamente de todo y la realidad es que a todos les funciona el coaching, todos necesitan ayuda, pero la diferencia es que no todos tienen la apertura, tienen mucha resistencia a arrancar. Típicamente, cuando la gente tiene mucha educación y certificaciones sienten que no necesitan ayuda, la gente con menos preparación, por así decirlo, está abierta al aprendizaje, normalmente las profesiones tradicionales, como un médico, tienen la apertura y ganas de querer hacer las cosas diferente, ahí es donde se nota un cambio realmente impresionante porque ellos mismo te dicen como han estudiado 15 años su especialidad, pero no les han enseñado a vender, hacer marketing, ni finanzas y son aspectos que se requieren para un consultorio, casos como ese se replican en muchas profesiones, no obstante te diría que la apertura de la gente es lo que hace la diferencia.


LR: ¿Hay áreas o retos en concreto que ves de manera constante?

DD: Hay cinco áreas que sí o sí se tienen que trabajar como empresa:

  • Finanzas, hay que conocer los números sí o sí.

  • Las ventas, negocio que no vende no puede sobrevivir.

  • Marketing, porque es lo que genera las ventas.

  • La parte operativa, el cómo se entregan los productos o servicios.

  • El liderazgo, puedes tener un excelente producto/servicio, venderlo, comercializarlo… pero si como líder no influyen en el equipo, no impactas y no te respetan, vienen las consecuencias.

Así que esas cinco áreas son importantes definitivamente, como persona y emprendedor también agregaría el manejo del tiempo, es uno de los grandes retos que con todos lo vemos y cuando se corrige tiene un impacto sobresaliente.


LR: ¿Cuáles son los métricos que consideras imprescindibles para evaluar cómo va uno mismo y con qué frecuencia es importante analizarlos?

DD: Esa es gran parte de la labor de un coach, ayudar con la visión externa, típicamente un dueño o dueña de negocios, al ser la cabeza de la empresa ya no tienen que rendir cuentas a nadie, no obstante rendir cuentas a alguien es gran parte de lo que cambia las cosas.

Lo que tenemos que estar revisando es primero el tema de los números, si se dominan cualquier negocio puede crecer, no necesitas ser un experto financiero, pero sí hay que saber cuánto ingresa, cuanto sale, los márgenes, la utilidad, el punto de equilibrio… ese tipo de cuestiones en el día a día es lo que nos ayuda a que el camino sea más fácil. Teniendo el control básico de los números, en general, la empresa puede avanzar, puedes no ser la mejor en algo, pero si tienes control de los números es una ventaja ante cualquier competidor para la toma de decisiones.


LR: ¿Qué es lo que ayuda a impulsar un negocio pequeño o mediano a un nivel mayor?

DD: No hay una receta que esté en las ventas o el marketing, el verdadero cambio está en el liderazgo, nosotros decimos que está en el ser y el hacer; claro que tenemos que aprender de finanzas, ventas y marketing, es clave, pero el ser, el cómo te transformas tú como persona, líder, dueño, emprendedor… Eso es lo que realmente cambia.

Cuando tienes impactó con tu equipo de trabajo, cuando te respetan, te admiran y contagian esa pasión es cuando realmente puedes tener un equipo de alto rendimiento; cuando al hablar de tu producto o servicio muestras que te apasiona es cuando la gente te compra.

Si eres una persona con disciplina, organización, que se forma, lee, ejercita… lo transmites en todos lados, la transformación y cambio está en uno como líder para que después se refleje en el equipo, luego en los clientes y así se forme un ciclo donde automáticamente todo empieza a funcionar. El cambio está en que nos transformemos como personas, si logramos ser 1% mejor cada día automáticamente se verán consecuencias en tus números, crecimiento y todo lo que se involucra dentro de tu empresa.


LR: ¿Qué habilidades y capacidades son las que consideras hay que fortalecer más como directivos?

DD: Hay toda una lista de habilidades que se pueden desarrollar, alguna vez he escuchado frases donde te dicen que si tú quieres ser un director tienes que actuar como ese director, esto la gente lo asocia con la forma de expresarse, la vestimenta y ciertos comportamientos, pero yo lo que les digo es que el primer cambio que se debe adoptar está en el mindset; ¿quieres ser un gran empresario? Debes actuar y pensar como uno.

Si hablamos de qué deberíamos cambiar para ser el líder que queremos, debemos cambiar la manera en la cual pensamos las cosas, la relación que se tiene con la gente, el dinero, con uno mismo, etc.

El mindset es lo primero, a partir de ahí también añadir los hábitos y comportamientos que desarrollamos como persona: descansar, hacer ejercicio, la puntualidad, cumplir con compromisos, todas las cosas más básicas como seres humanos y que son las más difíciles constituyen lo que tiene un impacto mayor; por ejemplo si yo respeto mis tiempos y soy puntual, voy a promover que mi equipo lo haga, esas costumbres que vamos realizando son lo que tienen un impacto definitivo de manera natural. Entonces, podría parecer repetitivo, pero la pequeña diferencia que haces en ti hace que te perciban como una persona diferente dentro del promedio de la sociedad y, por lo tanto, se genera un impacto en todos los aspectos.


LR: ¿Qué consejos nos puedes dar para convertirnos en los líderes del mañana?

DD: Lo primero es pensar que como líder tu función es formar más líderes, por ello no debo de pensar en mi crecimiento, sino en el crecimiento del equipo, se debe estar consciente en que debes desarrollar a otras personas para poder seguir creciendo.

Como líder hay que tomar en cuenta que si tenemos un equipo de 5 o 50 personas debes tomar en cuenta a 5 o 50 familias, porque no solo son individuos, hay ocasiones en las que todos llegan a su casa cansados, enojados o frustrados por un mal líder, existe ese impacto, pero también alguna vez han llegado a su casa contentos, emocionados y agradecidos por una experiencia; eso es lo que debes considerar como líder, en el impacto que tienes en los demás y que llevas la responsabilidad de formar a otros.

Hay una frase que me gusta mucho donde se dice que liderazgo es prácticamente preocuparte por el bien de los demás, porque si en tu equipo se realizan como personas, lo demás va a ser una consecuencia. Si ayudas a que alguien logre sus metas, disfrute sus momentos, que se forme, crezca… esa persona quedará marcada por ti como líder durante toda la vida, claro que si le enseñas a vender, negociar o hacer contabilidad lo va a agradecer, pero si tienes un impacto en el cual al final va a crecer o va a tener mejor calidad de vida será eso lo que más va a recordar.

Lo más importante como líder es preocuparte siempre por las personas, ponerles en primera instancia como seres humanos, antes que los números y otras cosas. Si hay un interés genuino en ayudar a los demás, automáticamente se generarán resultados, pero a su vez no se va a lograr sin congruencia entre lo que pienso, digo o hago, con el ejemplo es con lo que se contagia al resto de las personas.


LR: ¿Cuáles son los principales retos que viven los líderes?

DD: De entrada, la postura de un dueño de negocios se enfrenta a diferentes cuestiones, entre ellas la soledad; el equipo de trabajo muchas veces no entiende las dificultades y presiones que la persona arriba de un negocio tiene, una de las cualidades que ayuda en este punto es la pasión. Estoy seguro de que hay un ADN distinto en cualquier empresario porque cuando la sociedad dice que lo normal en una carrera es un salario con prestaciones, los emprendedores arriesgan esa zona de confort, claramente que no todos tienen ese ADN para arriesgarse a ciertas circunstancias difíciles, hay gente que no lo soporta y regresa al mundo corporativo, lo cual es válido, no obstante la pasión es algo que se debe mantener en todo momento para continuar con la tarea de líder.

Aparte de la pasión, hay que saber ciertas habilidades como un gerente porque casi todas las personas cuando arrancan un negocio carecen de las habilidades básicas que antes había mencionado: ventas, marketing, finanzas, liderazgo… Por ello, además de la pasión, otra parte importante es ser un buen gerente y administrador de recursos en las principales áreas.


LR: ¿Qué hacer cuando nos sentimos bloqueados porque al enfocarnos en un área descuidamos otra?

DD: Definitivamente en esas situaciones es cuando se necesita el apoyo de un coach; como mentores es en esos casos cuando nos damos cuenta del impacto que tiene el coaching porque ya hemos visto situaciones así, por lo cual podemos apuntar que es lo que está haciendo falta. Una visión externa y el acompañamiento de alguien que ya ha vivido esa situación con otras empresas ayuda muchísimo.

No hay nada peor que una ceguera de taller, tener puntos ciegos porque así hemos hecho algo siempre, o también que nos cerremos a nuevas formas de hacer las cosas porque pensamos que no tenemos el tiempo de aprender, ahí es donde como coach les ayudamos porque tenemos la facilidad de dar recomendaciones y abrir espacios para discusiones, con esto lograr que no se te pase absolutamente nada.

Todos como personas estamos expuestos a los puntos ciegos y a de repente encasillar en una zona de confort haciendo las cosas de la misma manera; inclusive nosotros como coaches también tenemos un coach, porque así como ayudamos personas, por supuesto que como dueño de una empresa de coaching también podemos dejar de ver algo, necesitamos a alguien que nos esté ayudando y exigiendo, esa es la manera en la que todos seguimos mejorando.

Ya sea con una persona de confianza, entre socios, con un coach externo o con un consejo, es súper recomendable que alguien te ayude a ver las cosas desde distintas perspectivas.


LR: ¿Qué opinas del miedo que puede surgir en momentos donde no nos sentimos aptos para el rol que tenemos en la empresa?

DD: Una de las grandes habilidades de un líder es detectar el súper poder que tienen las personas para ayudarles a desarrollar esa cualidad. Yo te puedo contar casos de personas con las que he trabajado donde me doy cuenta de los superpoderes que tienen, pero hay algo que los detienen de ser mejores, cuando encontramos el problema raíz es cuando podemos darle la vuelta y automáticamente todo cambia.

Creo que como líder, si tú detectas ese superpoder tienes que ayudar a desarrollar a las personas, cuál es el problema: hay líderes que son más bien jefes a los cuales les da miedo que una persona se desarrolle y quieren apagar el valor de otros.

Mi recomendación entonces es que como líder ayudes a crecer a las personas, pero también debes darte cuenta de que si alguien no te está ayudando a crecer tendrás que buscar cuidar “el medio ambiente” de las personas con quienes convives para evaluar si son personas que realmente te están ayudando a desarrollarte.

Así que digamos que es de ambas partes, uno se encarga de ayudar a las personas a desarrollarse, pero si yo como persona no estoy con alguien que me esté ayudando tengo que aprender a darme cuenta de que todos tenemos un superpoder y que si la persona que está arriba de ti en este momento no te está ayudando, te está bloqueando ese superpoder y tendrás que acercarte a alguien que sí te ayude a valorarte y desarrollarlo como debe de ser.


LR: ¿Cómo encontrar el equilibrio entre lo personal y lo profesional?

DD: Tiene que ver con varios factores, si eres soltero, casado, hombre, mujer… son todo diferentes situaciones; tomando en cuenta eso, siempre he pensado que es un tema de prioridades, todas las personas tenemos 24 horas al día, cada quien decide en qué actividades las ocupa, en cada decisión que se toma se está diciendo cuál es una prioridad.

Lo que siempre he pensado es que tiempo para todo hay, simplemente, cada quien decide el balance que quiere, para a partir de ahí establecer una buena agenda en la cual lo que es prioritario se demuestra al hacer o dejar de hacer una actividad.


LR: ¿Cuáles serían los aspectos que tienen que ser parte de la formación de un empresario?

DD: Hay tres cosas que son vitales para un empresario y que no te enseñan en la escuela:

1. Desarrollarse en ventas, no importa si no tienes experiencia o si no es lo que hayas estudiado; todo el mundo tiene que aprender a vender.

2. La planeación, aprender a hacer presupuestos, metas, dar seguimiento a las actividades y también incluir toda parte de finanzas.

3. Tener la capacidad de influir en las personas y ser un referente en todo, cuando la gente percibe ese valor en ti, automáticamente, influye en el si deciden comprar o no.


LR: ¿Cómo sería para ti el perfil de los futuros líderes de México?

DD: Serían personas con un mindset poderoso; una persona que tenga en claro sus metas y ambiciones.

La formación personal también es básica, el vender y las finanzas se aprenderán, pero el desarrollo como persona es vital; es importante tener interés genuino en preocuparse por las personas y alguna causa.

Otro aspecto fundamental es la pasión, es lo que hace crecer los proyectos y que la gente confíe.

Así que pasión, liderazgo y mindset son cosas que si pudiéramos tenerlas todos por default, ahora en este nuevo mundo, sería sin duda de una gran diferencia.


LR: ¿Hay algún recurso que nos recomiendes para seguir en el camino de mejora continua?

DD: Vivimos en un mundo privilegiado porque tenemos información en todos lados; para mí, un libro básico como emprendedor es “El efecto compuesto” de Darren Hardy, utilizando la analogía del interés compuesto financiero, te ayuda a evaluar si las decisiones que estás tomando en el día a día en verdad valen la pena.

También les recomiendo mi canal donde tenemos pequeños tipos de negocios cada semana para facilitar el camino de todos los emprendedores y dueños de negocios.

La formación es sin duda algo básico para todos.


LR: Algún último mensaje que quieras compartirnos

DD: Recordar a todas y todos los que están arrancando un proyecto o llegan a pasar por un momento difícil donde quieran tirar la toalla, hay que entender que es parte del ciclo, todos llegamos a sufrir un poco con eso, lo importante es estar acompañado en cada uno de estos momentos.


LR: Gracias a David por compartir estos consejos con nosotros y también agradecer a los oyentes por su tiempo. Hasta pronto.


¿Te ha gustado esta entrada? ¡Compártenos en redes sociales!


Te invitamos a suscribirte a nuestros canales de Spotify y Youtube para acompáñanos en el siguiente episodio de Fashion Digital Talks por Laura eRRe.


No te pierdas nuestro próximo Fashion Digital Talks, el Congreso internacional más importante de México en la industria de moda, con temas de comercio electrónico, marketing digital, herramientas tecnológicas y mejores prácticas.



11 visualizaciones0 comenta