top of page

Diseñar sin olvidar las raíces para crear un ADN de marca

Esta semana hemos recibido en este espacio a una admirable diseñadora y empresaria de moda quien nos ha compartido cómo fue que esta industria llegó a su vida, los retos que supuso hacer prendas con identidad mexicana, la recepción que tuvo su propuesta en México y cómo fue que llegó a traspasar fronteras con su marca. También hablamos de los éxitos que más satisfacción le trae de su amplia trayectoria y lo que supone ser empresaria en el mundo de la moda.

Nuestra invitada es Rosario Mendoza, fundadora y directora de la marca Takasami, la cual lleva el diseño tradicional mexicano a nivel global adaptándolo al estilo de vida y necesidades tanto de hombres como de mujeres, siendo su objetivo impulsar la moda nacional y rendir un constante homenaje a la cultura mexicana.

Rosario ha traspasado fronteras con sus diseños en Fashion Week de Shanghái en 2010; además de haber sido ganadora de la premiación de la fundación neoyorquina Women Together y del Primetime Emmy Award en 2012. También ha destacado su presencia en la plataforma moda jalisciense Minerva Fashion en su décima edición.

(Accede a este contenido de forma más extensa en formato de audio en Anchor, Spotify, Google Podcasts, Pocket Casts y Radio Public o a través de vídeo en YouTube).


Transcripción de la entrevista de Laura eRRe a Rosario Mendoza en el episodio #95 de Fashion Digital Talks Podcast:

Laura Erre: ¿Cómo fue tu acercamiento a la moda?

Rosario Mendoza: No estaba en mis planes que la moda fuera en mi vida lo que es ahora, todo surgió a raíz de la quiebra de la empresa de accesorios para dama que tenía en otro entonces, ese hecho me encamino o me orillo a dedicarme a la moda, lo cual fue una casualidad.

Siempre he dicho que la adversidad es la madre de la creatividad, nos lleva a hacer grandes cosas siempre y cuando creamos en nosotras mismas.

LR: Con tantos logros que has tenido, ¿cuál es tu definición de éxito?

RM: Para muchas personas el éxito es el dinero o las cosas materiales, para mí es sentir que el tiempo que ha transcurrido me ha dejado muchas satisfacciones.

El hecho de que tengo una empresa en la que he puesto alma, vida y corazón, que a través de mi trabajo he podido lograr que se hable de mi país, de las mujeres, de las artesanas… Para mí eso es el éxito, sentir que lo que he logrado, poco o mucho, lo volvería a hacer, quizás con más preparación y no de forma empírica, que fue como en realidad empecé; no me arrepiento en ningún momento de nada, aunque hay algunos errores cometidos, por ello el éxito es sentir que si miro hacia atrás estoy satisfecha con lo que he hecho.

LR: ¿Qué fue lo que te ayudó a llegar mucho más allá del mercado nacional?

RM: Cuando yo empecé más allá de 30 años no existían todas las herramientas que hoy en día se tienen para poder irse abriendo camino en el extranjero, sin embargo, fue un proceso fácil porque al año y medio de cuando empezamos con la línea de ropa ya estábamos exportando a Estados Unidos y a Francia. Para mí fue algo inconcebible porque no sabíamos lo que era un certificado de origen, ni a donde se tenía que ir para hacer los trámites de exportación, sin embargo, tuvimos la suerte de tener dos clientes en Estados Unidos que eran mayoristas, quienes hicieron de agentes de venta empezando a comprarnos para vender a clientes de otros países. Después de ellos, nos contactaron de España y fue así que pudimos empezar sin realmente estar preparados, no obstante, en estos casos un factor importante es la pasión y el esfuerzo porque es lo que te mueve a hacer las cosas bien; además teníamos un producto nuevo, mexicano, sin ser típico ni folclórico por lo cual se lo podían poner personas de cualquier lugar.

Tener buena suerte, más que ser una cosa fortuita, es cuestión de estar bien preparado, de hacer bien su trabajo, estar segura de lo que quieres hacer, sentir que tienes la capacidad y que puedes lograr más de lo que esperabas, eso fue lo que me sucedió a mí.

LR: ¿Cómo ha sido la recepción en el mercado internacional de piezas que representan a México?

RM: En las oportunidades que tuve de mostrar mis productos en otros países, la acogida fue maravillosa; Takasami fue primeramente conocido y reconocido en el extranjero, más que aquí en México, nuestros puntos de venta principales eran Puerto Vallarta y Cancún, lugares en los que hay muchos extranjeros, así que precisamente eran ellos quienes compraban nuestras prendas.

En México tuve muchas reticencias para que se usara la ropa de manta porque la tela tenía una connotación de ser para trajes de campesinos y faenas; en realidad cuando empecé a hacer prendas con aplicaciones de nopales, maíz, entre otros elementos del folclor mexicano en prendas contemporáneas tuve aceptación en personas con un nivel cultural alto, recuerdo que en las primeras ferias del libro en las que venían a Guadalajara muchos escritores siempre compraban prendas de Takasami.

Con esto se fue dando realidad a los pensamientos que yo tuve de querer poner la manta a un nivel excelso, que no solo fueran para una kermés o una fiesta mexicana, sino que se usará en las grandes ocasiones, donde se sintieran orgullosos de tener una prenda mexicana de manta; el haber logrado esto y que grandes personalidades usarán nuestra ropa para grandes ocasiones fue para mí una gran satisfacción, nos fuimos ganando el reconocimiento y respeto en México, pero tuvo que ser primero en el extranjero para que fuera apreciado aquí en el país.

LR: ¿Para quién diseñas?

RM: No podría decir que diseñó para una determinada edad o tipo de mujer u hombre, nunca me propuse un diseño en concreto, siempre he estado abierta a muchas corrientes de inspiración a las que trato de dar el toque de la marca.

Me puede inspirar una película o algo que vea en algún viaje, pero siempre trato de darle el toque mexicano, eso ha sido una de mis constantes, el poder crear y que las prendas se puedan llevar en diversidad de ocasiones por diferentes tipos de mujeres y hombres.

LR: ¿Cuál es el proceso creativo que llevas para que el país se convierta en tu fuente de inspiración?

RM: Me inspiro a partir de ver a las artesanas de Chiapas en algún viaje, empiezo a observar sus colores y tejidos para a partir de ahí empezar a imaginar cómo podría quedar un bordado tradicional adaptado a un saco estilo sastre o cómo puedo aplicar un bordado de multicolor en un vestido de novia haciéndolo en color blanco o marfil. Cada vez que encuentro bordados y materiales, siempre me pregunto cómo lo puedo utilizar según lo que hago, ahí es donde yo le doy mi toque particular de Takasami, me inspiran todos nuestros materiales, trato de enfocarlos para ver qué es lo que puedo hacer.

De igual forma si estoy en la playa, el mar me hace pensar en la manta de cielo que usaban las abuelitas o los que hacían quesos, cuando yo toque la manta de cielo y sentí su tejido tan suave me propuse hacer algo maravilloso con ese material y fue justamente un vestido de novia reconocido a nivel internacional por el trabajo artesanal que tuvo usando esa manta de cielo.

LR: ¿Qué diferencias has encontrado entre el mercado nacional y el extranjero en el consumo de piezas con trabajo artesanal?

RM: Anteriormente, realizaba con el barro canelo, que se hace en un municipio cerca de Guadalajara, collares; las bolas de barro eran agujereadas y atravesadas por un pedazo de baqueta o piel, estas piezas las vendíamos a Galerías Lafayette en Francia. Esos mismos compradores me preguntaron si podía hacer algunas prendas que se pudieran poner con los accesorios, fue así como hice el proceso de crear la manta con lycra, originalmente la manta es muy rígida, dura y tiesa, con la combinación de lycra pudimos hacer unos jeans que es algo que en cualquier país se lo pueden poner y es la prenda adecuada para aquellos accesorios.

El sentir que en un país como Francia era aceptado y bien recibido nuestro diseño para mí fue una gran satisfacción, lo cual redobló en mí la confianza para poder seguir posicionando la manta aquí en México; hemos trabajado para generar un estilo propio de Takasami, ahora en México también es reconocido nuestro sello distintivo y no solo en el extranjero.

Hace 30 o 35 años era difícil hacer que se pusieran la ropa de manta aquí en la ciudad porque solo se quería usar para ir a la playa; uno de nuestros grandes logros es que cuando se usan nuestras prendas aquí, las personas ya no se sienten disfrazadas o que van a la kermés, hemos convertido la ropa de manta en una moda urbana, eso también puede decirte es uno de mis más grandes logros.

LR: ¿Qué recomendarías a alguien que quiere crecer una marca con propósito y un ADN propio?

RM: Primeramente, estar seguros de lo que quieren hacer, tener muy marcado ese deseo dentro de sí, porque van a encontrar muchos tropiezos y limitaciones, no hay nada hecho o establecido, cuando quieres hacer algo nuevo tienes que crear a prueba de error y acierto para ir creciendo.

Así que mi consejo es que no se pierdan en el camino, si tienen un deseo hay que seguirlo, no he encontrado a nadie que haya hecho algo grande y maravilloso, sin esfuerzo, sin trabajo, sin dedicación.

Quien quiera puede lograr hacer sus propósitos realidad y más si es algo con causa, creo que en todo lo que hagamos debemos visualizar que si nuestro trabajo no trasciende para alguien más pierde sentido tu paso por esta vida, no es todo “te compro, me vendes” sino lograr que a través de tu trabajo alguien comiera, tuviera unos huaraches o una medicina, para nosotros en Takasami siempre ha sido una constante ser el puente para conseguir algo que necesiten otras personas.

LR: Como líder de tu negocio, ¿qué es lo que más te ha ayudado a crecer de la mano de un equipo?

RM: Estar rodeada de jóvenes diseñadoras, ingenieras, obreras y costureras que son creativas y responsables. Nadie puede hacer grandes cosas solo, siempre tenemos que unir esfuerzos, hay que estar siempre con los oídos destapados y los ojos abiertos hacia las demás personas, especialmente los jóvenes tienen ideas, pero no encuentran por donde encajarlas, para nosotras ha sido importante abrirles espacio para a su vez no quedarnos en las cosas del pasado, siempre estar pensando en innovar y sobre todo estar de la mano con personas capaces de darle a nuestro negocio la frescura de estos tiempos.

LR: ¿El ser líder mujer te ha representado un reto para ser empresaria en el mundo de la moda?

RM: En el mundo de la moda las mujeres son las que saben coser, cortar, diseñar… pero el dueño del negocio generalmente es un hombre, ahora ya hay muchas fábricas donde las mujeres son las dueñas, quienes tienen las riendas del negocio, sin embargo, es difícil moverse siendo empresaria de la moda o de cualquier otro sector en el mundo de los hombres, pero creo que se ha hecho un buen trabajo, se han abierto puertas para muchas mujeres.

A mí me tocó ser presidenta de la Cámara del Vestido, tuve una acogida maravillosa con compañeros porque el respeto se ganaba con el trabajo, también estuve en el Consejo de las Cámaras Industriales de Jalisco, en alguna ocasión me tocó ser la única mujer sentada en ese consejo donde había 25 presidentes de otras cámaras.

Considero que a las mujeres nos ayuda hacer bien nuestro trabajo para ganar el respeto y reconocimiento, me encanta ver a tantas mujeres con el ímpetu y las ganas de salir adelante, de ayudarnos entre todas porque de eso se trata, quizás una vaya abriendo camino, pero es para ofrecer a todas mejores oportunidades.

LR: ¿Cómo has trabajado en tu marca personal?

RM: Siendo congruente conmigo misma, entre lo que digo, pienso, hago y quiero; ser yo misma, no decir algo y luego actuar de otra manera, creo que eso ha sido parte importante de María Rosario Mendoza, ser una mujer cabal en todos los sentidos.

LR: Con la amplia trayectoria que llevas en la industria, ¿cómo visualizas el futuro de la moda?

RM: En este momento la duda es lo más seguro que tenemos, están sucediendo tantas cosas, no solo en nuestro país, sino también fuera de él, que nos afectan. Vamos a batallar muchísimo con materiales, que es algo que ya estamos sintiendo desde ahora, por ello pienso que tenemos que volvernos más creativos y prácticos, ahora la moda ya no se hace como antes lo concebimos, debemos estar con la sensibilidad a flor de piel para poder detectar las oportunidades; tenemos que tener muchas alternativas y estar preparados para que en donde haya una oportunidad podamos tomarla, esa es una de las cosas que debemos hacer ante el caminar tan rápido de cómo están sucediendo las cosas. Asimismo tenemos que enfocarnos y desaprender muchas cosas en las que creíamos y hacíamos como regla, en ese desaprender y volver a aprender está parte del éxito de las empresas, buscar otros nichos de mercado, otras oportunidades, que no nos enfoquemos en hacer lo mismo de siempre, en esa capacidad de diversificarse en lo personal hemos encontrado oportunidades maravillosas, cada quien en su negocio sabrá cómo hacer y qué buscar, pero para ello hay que volverse más creativos en hacer más con los pocos recursos que tengamos.

LR: ¿Hay algún libro o recurso que te haya ayudado a apalancarse para llegar a otro nivel?

RM: A veces piensan en el mundo de la moda como algo superfluo o banal y no, la moda es arte, cultura, es pasado, presente, futuro…

Siempre les digo a los jóvenes diseñadores que se preparen, que estudien, que lean… esto les abre muchos horizontes, además de la lectura y cultura general, ahora existen tantos elementos a la mano para saber qué está sucediendo en otros países, hay que saber aprovechar todos esos materiales y herramientas, la inspiración se puede encontrar en cualquier lugar, pero hay que tener muy bien cimentado lo que se quiere hacer, si no lo sabes por más que veas y tengas oportunidades no se va a lograr nada, hay que estar muy abiertos ante todo.

LR: ¿Cuáles serían tus cinco reglas de oro para crecer una marca de moda en México?

RM: Serían:

  • Siempre seguir tus corazonadas.

  • A donde vayamos, siempre tener una buena imagen porque eso habla más que mil palabras.

  • Tener la preparación y conocimiento para poder presumir tu trabajo. Conocer bien el producto porque mientras más lo conozcas más lo puedes vender.

  • Darle a los productos el valor que tienen, más cuando se trabaja con artesanos o artesanas, hay que transmitir ese valor a los consumidores.

  • En cualquiera de estas profesiones y en la vida misma, no solo tienes que seguir tus sueños, sino perseguirlos, alcanzarlos y materializarlos.

LR: Nos llevamos muchas cosas de esta charla, nos has hablado de tu propósito personal y el corazón que pones a cada detalle de tus diseños. Rosario muchisimas gracias por aceptar la invitación, gracias al público por acompañarnos y hasta pronto.


Te invitamos a suscribirte a nuestros canales de Spotify y Youtube para acompáñanos en el siguiente episodio de Fashion Digital Talks por Laura eRRe.


No te pierdas nuestro próximo Fashion Digital Talks el Congreso internacional más importante de México en la industria de moda, con temas de comercio electrónico, marketing digital, herramientas tecnológicas y mejores prácticas.


47 visualizaciones0 comentarios

תגובות


bottom of page